El costo del triunfo

El costo del triunfo en nuestra sociedad es singularmente alto.  Muy en el subconciente seguimos atados a esas viejas ideas de que aquel que triunfa, ha conseguido el éxito por infinidad de factores, nunca por méritos propios.

Ese es el espejo donde nos reflejamos cada día.  Incapaces de aceptar que el éxito o fracaso dependen únicamente de nosotros mismos, condenamos a los triunfadores a un juicio severo y lapidario.