Nelson Mandela

Un gran hombre de nuestros tiempos ha cumplido su misión y ha pasado a otro plano.

Nelson Mandela encarnó en todo el mundo los valores del perdón y de la reconciliación por haber sacado a su país del régimen racista del apartheid y haber renunciado a la venganza contra la minoría blanca, que lo mantuvo en prisión durante 27 años.

Durante sus largos años en prisión, millones de personas seguían atentas sus reflexiones, su gran resistencia y su inquebrantable fe en que al final, saldría triunfante de esa prueba.

[sam id=”4″ codes=”true”]”El perdón libera el alma, hace desaparecer el miedo. Por eso el perdón es un arma tan potente” dijo Mandela, premio Nobel de la Paz en 1993, en una frase ahora mítica que desgrana su visión del mundo y de la humanidad y que lo convertió en el dirigente más popular del siglo XX.

[sam id=”1″ codes=”true”]Resulta muy interesante el que uno de los mas grandes íconos de la política mundial nunca predicó ideas políticas ni religiosas, encarnó valores universales, una suerte de humanismo africano alimentado por la cultura de su pueblo, los xhosas.

Su vida personal estuvo envuelta en mas de una polémica, como la de todo gran personaje, pero sus ideas brillantes para cambiar el mundo, su mundo sudafricano, y la forma en que encarnó los valores que predicaba, han hecho de Nelson Mandela un ejemplo de coherencia y voluntad.

“Lejos de asumir un papel divino, Mandela fue al contrario totalmente y absolutamente humano, la esencia del ser humano en todo lo que esa palabra puede significar”, escribió sobre él su compatriota Nadine Gordimer, premio Nobel de Literatura.

Sus actos, recordados y venerados por sus compatriotas a lo largo de los años, terminaron creando una especie de culto que Mandela nunca buscó. “Uno de los problemas que me preocupaban en prisión era la falsa imagen que tenía y no quería proyectarla al mundo. Me consideraban un santo y nunca lo fui”, explicó una vez a un periodista.

Ideas brillantes

LIBERAR AL OPRESOR Y AL OPRIMIDO
“Sabía perfectamente que el opresor tiene que ser liberado, igual que el oprimido. Un hombre que priva a otro hombre de su libertad es prisionero de su odio, está encerrado detrás de los barrotes de sus prejuicios”, explica Mandela de sus años de prisión.

rp_mandela-300x152.jpgTras 27 años encerrado es liberado en 1990 y empieza a negociar con un régimen exhausto la organización de elecciones universales y democráticas. Tras su elección triunfal como presidente en 1994 será un predicador incansable de la reconciliación de las razas.

Creo no exagerar al decir que Nelson Mandela es un ejemplo de lo  que se puede lograr en base a la fidelidad a un ideal, en base a la constancia y el deseo inquebrantable de ayudar a conseguir un objetivo mayor.

Nelson Mandela no tuvo una vida familiar normal.  Los años de persecución y su larga estadía en prisión lo hicieron renunciar a ello.  Pero bien podemos decir que Mandela fue un hombre feliz, que creía en la felicidad y la procuró para su pueblo.

Alguna ocasión ante una tarea difícil de cumplir diría: “parece imposible, hasta que lo consigamos”.  Optimismo puesto al servicio de la acción y la voluntad.  Nada sucede si te quedas sentado esperando el éxito.  Debes ir por el.

Simbólicamente, la última aparición pública de Mandela fue ante la humanidad entera, cuando saludó a la multitud el día de la final del Mundial de Fútbol en 2010 en Sudáfrica, con millones de espectadores siguiéndolo en directo por televisión.

Como un modesto tributo a Nelson Mandela, el hombre que ha inspirado a varias generaciones, solo puedo añadir: “gracias por existir Madiba”.

Video relacionado: El legado de Nelson Mandela

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=2yhO9Wct5QI[/youtube]

nelson mandela

nelson mandela

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *